CONSIGNA DE ESCRITURA PARA TRABAJAR DESCRIPCIÓN

La clase pasada hicimos una consigna de escritura que consistía en crear un personaje característico del relato policial clásico y describirlo. Este es mi personaje:

El señor Brown

Buen día, me enteré de que estás buscando un investigador privado. Me gustaría recomendarle al señor Brown. He escuchado de sus grandes logros como detective y puedo asegurarle que es todo un profesional. 

¿Qué cómo lo sé? Pues él ha sido capaz de resolver un crimen el cual no se pensaba posible de resolver.

¿No me crees? ¡Se escuchó hablar de este caso por todos lados e incluso salió en las noticias! 

No puedo creer que no lo conozcas. Déjeme recordarle quien es.

Primero y principal, el señor Brown es un tipo más bien petiso y barrigón. Pero con la mente de un matemático. Este hombre es todo un razonador. Y no se le escapa una! 

Brown tiene muchos años de experiencia ya que tiene 50 años de edad y trabaja desde los 23. Su edad se ve reflejada en su cabellera, mejor dicho en lo que queda de ella, ya que tan solo tiene un par de rulos blancos en los costados de su cabeza. 

El señor Brown siempre lleva sus anteojos y su reloj a todas partes ya que son sus instrumentos más importantes para analizar el crimen. Estos dos objetos generalmente los lleva en los bolsillos de su saco. Él suele vestirse con ropa oscura, por ejemplo, marrón o negro. Además siempre se viste elegante. 

Brown, le gusta visualizar el caso completo para luego analizar las pistas. Él suele trabajar solo ya que no confía en nadie. Hace varios años él trabajó con un colega el cual lo traicionó ya que estaba ayudando al enemigo en paralelo a su trabajo con Brown. Desde ese momento él se dió cuenta que la única persona en la cual se puede confiar es en él mismo. 

Este detective es más bien reservado y no da detalles de su vida fuera del área de trabajo. Lo único que sé es que está casado, pero aparte de eso no suele contar nada más. Siempre se lo nota tranquilo y pensativo. Él no es de esos detectives que se ensucian las manos ya que la única arma que utiliza es su cerebro. Además le gusta utilizar el sarcasmo pero no significa que sea un hombre gracioso. 

Lo noto un poco distraído. Usted se debe estar preguntando qué me lleva a recomendarle a Brown, la verdad es que este señor siempre está un paso más adelante que todos. Su mente trabaja aún más rápido que la de una persona corriente y siempre sabe lo que hace.  

Lo único que tienes que hacer es explicarle el caso y contarle todo lo que sabes. Él generalmente suele tomarse uno o dos días para visualizar y entender todo la información que le brinde, pero luego comenzará a resolver el crimen. 

Vaya a verlo que te aseguro que te sorprenderás. 

Destreza de pensamiento: trabajo de re-escritura

En lengua hace un par de semanas María Bartomeo y yo hicimos una destreza de pensamiento. Esta es nuestra conclusión:

Las últimas clases de Lengua estuvimos trabajando con la destreza de pensamiento de comparar y contrastar. Nuestro trabajo consistía en ponernos en parejas y realizar esta actividad comparando el género fantástico y el género maravilloso.

Antes de estudiarlos profundamente, uno puede pensar que estos dos géneros tienen muchas características en común pero luego te das cuenta de que se diferencian en bastantes cosas.

El género maravilloso y el género fantástico son géneros literarios en los cuales aparecen eventos sobrenaturales. Por esta razón estos suelen ser confundidos entre sí. La reacción de los personajes ante este evento sobrenatural forma parte de una de las diferencias entre estos dos géneros. En el género maravilloso los personajes son princesas, principes, dragones y hadas madrinas, es por eso que su reacción no es sorprendente ya que lo sobrenatural es de esperarse. En cambio, en el género fantástico los personajes son personas de nuestra vida cotidiana. Entonces ellos tratan de buscar una explicación racional ante el evento y reaccionan con sorpresa, shock y duda sobre lo que está ocurriendo en el momento. En el género maravilloso lo sobrenatural tiene derecho a existir y en el fantástico no. Además el espacio y el tiempo en el género fantástico si están definidos ya que suele ser cotidiano, en cambio, en el género maravilloso, no lo están porque no se respetan las leyes de la naturaleza.

El último hombre

En lengua estuvimos trabajando con una escritura de ciencia ficción colaborativa. Mi grupo estaba formado por Juan Manuel Tomas Criniti, Maria Bartomeo y Federico Caeiro. Este es nuestro cuento:

El último hombre

Era un 27 de Marzo de 2031, y el Doctor Rodrigo se encontraba en su laboratorio realizando un experimento en su laboratorio. Estaba todo bien y normal cuando de pronto, una sustancia tóxica cayó al suelo y las cosas no salieron del todo bien como él esperaba. 

Unos minutos más tarde, Rodrigo se encontraba en un lugar que no reconocía. Observó los edificios y las calles, y le resultó un poco más familiar el espacio. Vio que la gente estaba vestida distinta a lo que él solía ver todos los días. El diseño de las calles era muy parecido al de donde él vivía. A pesar de todo lo que estaba viendo, le seguía pareciendo todo muy familiar pero sentía que algo no le terminaba de cerrar ya que él estaba acostumbrado a ver todo más tecnológico ya que las ciudades estaban más desarrollados. Entonces, se le ocurrió preguntarle a alguien de la ciudad en Nueva york en qué año era que él se encontraba. Un señor le comento que estaban en el 1940. Rodrigo no lo podía creer. 

Se empezó a desesperar porque no entendía cómo era que había llegado ahí. Luego de pensarlo un poco supuso que era debido a la sustancia tóxica que se le había caído al suelo. Todavía no lograba comprender totalmente cómo es que había viajado al pasado, pero al ver que los autos ya no eran los mismos y en cambio eran más antiguos, estaba más seguro de su teoría. Además de que la gente se vestía como en el 1940 todo parecía mucho menos desarrollado. 

Rodrigo intentó recrear el químico que lo trajo al pasado para intentar volver a su tiempo. Era fácil de crear, ya que se podía hacer con materiales que se encontraban en la zona. Fue a recoger todo y armó la sustancia. Por las dudas armó dos botellas llena de esta sustancia de más por si las cosas no salían como él planeaba. Tiró la primera botella al suelo y volvió a viajar en el tiempo, al abrir los ojos se encontraba en un lugar muy oscuro entonces se asustó y tiró el segundo químico. Cuando volvió a viajar apareció en el medio de una calle, todo parecía más avanzado que la otra vez pero no tanto como su presente. Cuando levantó la vista vio que un auto se acercaba hacia él. De repente el auto dobló bruscamente y se chocó contra un poste de luz. Cuando se acercó al auto vio que el conductor no estaba con vida . Rápido sacó la última botella de su bolsillo y la tiró contra el piso.

Al abrir los ojos a Rodrigo le empezó a bajar la presión de tanto viajar y viajar. Él comenzó a marearse un poco y miró muy preocupado a su alrededor hasta que se dió cuenta de que estaba en su laboratorio, lo cual significaba que ya no estaba en el pasado sino que se encontraba de vuelta en el presente, en el año 2031. 

Al mirar alrededor se dio cuenta que su laboratorio estaba destruido y no solo era su laboratorio sino que toda la cuadra estaba llena de polvo, con autos destruidos, árboles partidos a la mitad y siluetas de gente marcadas en los edificios. Los edificios ya no eran como antes, ya que las ventanas estaban rotas y los departamentos vacíos. A él le pareció todo muy raro y al cruzar la puerta de salida y ver todo con más claridad entró en shock. No entendía lo que había pasado y al caminar un par de cuadras se dió cuenta de que no había gente en la calle. 

Sin embargo, él siguió caminando en dirección a su casa a pesar de lo extraño que le parecía que no hubiese nadie en la calle. Al llegar a su destino, se dió cuenta que su esposa y sus hijos no estaban allí. Sus vecinos tampoco se encontraban en el edificio. Él no encontraba a nadie, no había ni una persona en la ciudad! Rodrigo no veía a ningún pájaro volando por el aire ni tampoco ninguna persona paseando perros, y no veía gatos abandonados en las calles. 

Ya no había más noticias por la televisión y los supermercados estaban cerrados. Pensó que algo trágico había pasado. Ya llevaba casi dos días sin alimentarse. Al tercer día, y ya casi desbastado, se dio cuenta que todas las personas, hasta los animales se habían extinto, y que él era el último hombre en toda la tierra.